Blogia
el grano en el medio

"A MÍ, LOTUFF ME PIDIÓ UN AUTÓGRAFO"

"A MÍ, LOTUFF ME PIDIÓ UN AUTÓGRAFO" Eduardo González Garrido fue parte del mobiliario de Canal 5 hasta hace poco tiempo. En esta entrevista, hace memoria desde sus comienzos y recuerda los tiempos en que la televisión local se hacía a pulmón y los periodistas estaban dispuestos a cualquier cosa con tal de laburar. Ha pasado mucho tiempo, pocas cosas han cambiado.

¿Cuánto tiempo trabajó en el canal como periodista?
Yo entré primero para conducir programas. Estuve en "Rosario Canta", un programa de folklore que se emitía los sábados, media hora, con la idea de mandar gente a Cosquín, que no podía entrar de otra manera. De esa época pasaron Quique Llopis y muchos más y pudimos llegar a que sean recibidos. Tenía muy buen rating, íbamos a las peñas con Raúl Agote, que era el director, y en esa época empezamos a hacer un programa unitario...

¿De qué época estamos hablando?
De la época que vino (Oscar Luis) Massa cuando se cayó la antena. Cuando se cae la antena viene la otra empresa, con Paire, gente de Buenos Aires que estaba en el tema radiofónico. Massa fue el que hizo los Pérez García. Esa gente fue la que vino, digamos, artísticamente. Después que pasa eso me llaman como comentarista deportivo, empecé a hacer deporte en las radios y empezamos con Calegari Mareli, que hace poco se fue de canal 3 y entonces a raíz de eso empezamos a trabajar en lo que fue el Mundial 78 con el fútbol.
Más tarde empecé por contrato haciendo notas y reportajes de fútbol con Angel Granato. Pasa un tiempo y estaba Antonio Fenosa haciendo información general. Yo no tenía la titularidad, concurría y me pagaban por contrato. En ese momento yo voy y pido hacer información general, yo era notero en La Tribuna. Fenosa se va del canal y me dicen que sí. Así comienzo prácticamente en el 83.

¿Dónde se emitían las notas?
En el noticiero

¿Cómo se llamaba entonces?
Se llamaba Notidiario

¿Quiénes lo conducían?
Moyano Vargas y Gladys Haydé. Estuve mucho tiempo haciendo eso. Después se forma un equipo muy importante, hacemos una restructuración total con (Alberto) Gonzalo y (Jorge) Brisaboa. Se hace un cambio profundo: se forma una especie de gabinete de trabajo donde cada uno tenía un rol. Yo siempre dije que cada uno tenía que dedicarse a una cosa en particular como tienen hoy en día todos los medios. En esa época vos hacías Tribunales, policía, después venía Rita la Salvaje y lo hacías. Yo quería hacer policiales...

Es el género que más le gusta...
Sí, además es el más peligroso para una empresa porque si se desvirtúa, los jueces están trabajando y te pueden hacer muchos juicios por las cosas que vos decís. Yo tenía un método de trabajo basado en el respeto. En ningún momento haciendo el tema que fuera, jamás hice una nota, por ejemplo, con una mujer llorando. A mí me parece que es lo más bajo que puede hacer el periodismo. Lo que la gente necesita es saber la verdad. Tampoco usé nunca entrar con cámara abierta, como se estila ahora, en velatorios, aunque sea del ladrón...

Algún hecho en particular que usted recuerde...
Los saqueos, estuvimos adelante, en todos lados. En esa época era asaltar por asaltar. Incluso he visto jugadores de fútbol de primera división llevarse botellas de whisky, que no era el hambre precisamente. En esa época la policía no tenía balas de goma, se hacían tiros con balas de plomo al aire. Aquellos saqueos no fueron un acto organizado, la gente buscaba mayor bienestar. Ahora están subsidiados.

Cubrió también la visita del Papa a Rosario...
La venida del Papa también. Hubo una gran discusión con ese tema. Me toca hacer la cobertura y en el momento que estábamos trabajando con otros medios, el Papa se me acerca y yo lo único que atiné a decir fue "que Dios lo bendiga", entonces más tarde un sacerdote que trabajaba en El Clan, el padre Aparicio, lo primero que me dice en el canal fue "usted lo bendijo al Papa". "¿Yo bendecí (sic) al Papa?", le pregunté, "la equivocación la tiene usted que se cree que el Papa es Dios, el Papa no es Dios, es el representante de Dios", le contesté respondiendo a su sorna.

Mencionó a El Clan ¿qué recuerdos tiene del programa?
El Clan era un programa líder. El contenido era bueno. Cada uno estaba especializado en lo suyo. Además, siempre lo admiré mucho a (Raúl) Granados porque hacía las preguntas de forma irónica, tipo (Luis) Majul, pero más irónico, te ponía siempre en aprietos. Eran ácidos.

¿Por qué piensa que la gente se identifica más con canal 5 que con el 3?
Prensa está a muy poca distancia de la vereda. Nosotros teníamos que salir casi diariamente y veíamos gente que estaba con un chico, por ejemplo, tratando de amamantarlo. Nosotros entrábamos con el móvil y no seguíamos de largo, si la señora nos detenía nos parábamos, hablábamos y veíamos qué podíamos hacer, difundíamos sus necesidades. Además los "Rosario llama" que hicimos, conseguíamos dinero o donaciones para las más diversas causas.

¿Cuál es el abc para ser un buen periodista?
Lo primero y fundamental es escuchar primero lo que la gente dice y darle la oportunidad que digan todo lo que tienen que decir. Puede ocurrir que en un momento dado esa persona necesite una pregunta o una repregunta para lograr que diga lo que puede ser más interesante para el televidente, pero es importante no cortar, que hable más. Igualmente todo tiene que ver con la edición y quién es el que edita.

¿Existe el periodismo independiente?
La independencia de una persona depende de qué cosa quiere ser independiente. Si vos te querés independizar del poder del directorio de la empresa, del poder político...tenés como cuarenta poderes. Hay que saber de qué querés ser independiente. Yo creo que lo más importante de todo, más que si sos independiente, es que tu material aunque haya sido amputado tenga lo que vos realmente querías comunicar, mantenga tus convicciones. ¿Sabés cuál es la independencia? Cuando la producción te dice como decíamos nosotros: "necesito dos preguntas, después hacé las que quieras".

¿Qué hay de verdad sobre la fama y el dinero en el periodismo?
Depende si el periodista es del interior o de Capital. En Capital ellos tienen situaciones que son distintas a las de acá. Ellos saben que si se van de un canal lo toma el otro, acá si te vas de un canal no te toma el otro. Acá se discute el mínimo y allá se discute el máximo. Por el lado de la fama tenerla acá es lo mismo que en Buenos Aires, te digo más, acá sos más famoso.

Lotuff, por ejemplo, dice que no puede ir al cine porque la gente lo acosa, y tiene que ir a Buenos Aires. Flavia Padín dice que no puede subir al colectivo porque la gente la acosa...
A mí Alberto Lotuff me pidió un autógrafo cuando tenía pantalones cortos...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres